Elección de un servidor NAS para virtualización

Cuando queremos utilizar un servidor NAS para virtualización hay varios aspectos del hardware que deberemos tener en cuenta. Aunque muchos NAS son capaces de virtualizar sistemas operativos completos no siempre el rendimiento es el esperado. De hecho recibo muchos correos de gente que se ha comprado un NAS con idea de instalar un windows y trabajar con él como si fuera un ordenador y después de comprarlo se han dado cuenta que no es lo que esperaban.

Elección de un servidor NAS para virtualización

Aunque muchos NAS pueden realizar tareas de virtualización no fueron inicialmente diseñados para eso. Cada día los NAS son más potentes y montan procesadores capaces de realizar más tareas. Es cierto que estos procesadores llevan las instrucciones necesarias para ejecutar un sistema operativo como Windows o Linux, pero el rendimiento no siempre es el deseado. MacOS también puede virtualizarse pero es más complicado por culpa del sistema de arranque de los ordenadores de Apple y por sus drivers.

Los procesadores de los NAS de gamas medias son potentes y pueden realizar las tareas típicas de un servidor sin despeinarse, pero la virtualización juega en otra liga. Para mover archivos de un sitio para otro, realizar backups, crear un servidor VPN, montar nube privada, replicar los datos en nubes públicas, etc, … no vamos a tener ningún problema, pero para virtualizar sí.

Ordenador real vs sistema virtualizado

Piensa que los procesadores de los ordenadores de gama baja suelen ser más potentes que los de un NAS de gama media o media-alta. El procesador que va montado en un NAS además de correr el sistema operativo virtualizado, como por ejemplo un windows 10, tiene que soportar el sistema operativo propio del NAS y todos los servicios que corren en él.

benchmark procesador ordenador vs NAS para virtualización

En la imagen de arriba puedes ver los benchmark de los procesadores de 2 NAS de gamas medias-altas frente al de un ordenador no muy potente y ya algo antiguo. El ordenador tiene un benchmark de 4.400 puntos mientras que uno de NAS tiene la tercera parte de puntuación y el otro la mitad. Y eso contando con que el procesador del ordenador sólo tiene que ejecutar un sistema operativo mientras que el de los NAS deben compartir recursos con los S.O virtualizados y los servicios activos.

¿A dónde quiero llegar con todo esto? Muy sencillo, que los NAS son capaces de virtualizar pero no esperes un rendimiento muy alto ni correr aplicaciones muy pesadas.

Por supuesto que existen servidores con procesadores muy potentes con muchos núcleos capaces de ejecutar varios sistemas operativos virtualizados con un gran desempeño, pero si estás pensando en comprar un NAS de gama media para para realizar las tareas propias de un servidor y además usarlo con máquinas virtuales deberás tenerlo en cuenta. Por ejemplo Synology tiene la serie FS (FlashStation) con procesares Intel Xeon de múltiples núcleos y con una potencia increíble.

Vídeo elección servidor NAS para virtualización

Muchas veces el hardware de un NAS es engañoso. No siempre un modelo de gama superior enfocado a dar servicio a empresas y PyMEs como el Synology DS1819+ es mejor para virtualizar que un modelo teóricamente inferior como el Synology DS918+

El DS1819+ acepta mayor cantidad de memoria RAM y con protección de errores, tiene una ranura PCIe para insertase un tarjeta de red de 10 Gbps y mayor número de bahías porque está pensado para dar servicio a gran número de equipos. Sin embargo su procesador tiene un benchmark más bajo y se comporta peor ante un escenario de virtualización que el DS918+. Por eso no podemos decir que un NAS sea peor que el otro, depende del escenario en el que lo vamos a utilizar.

En este vídeo te voy a explicar todos los requerimientos de hardware que influyen en el rendimiento de un servidor NAS a la hora de virtualizar. Con el ejemplo de estos 2 modelos de Synology entenderás mucho mejor todo esto.

Virtualización ligera vs pesada

Existen 2 tipos de virtualizacion: la ligera y la pesada. La virtualizacion pesada es lo que comúnmente llamamos virtualización a secas, es decir, correr un sistema operativo completo dentro de otro.

Aquí puedes ver paso a paso como se configura la virtualización en Synology. Es un proceso sencillo e intuitivo.

Muchas veces nos hace falta correr un servicio o una aplicación y para eso no hace falta instalar el sistema operativo completo junto con la aplicación, sino que con ciertas partes de ese S.O es suficiente. Básicamente podríamos decir que la virtualización ligera es “empaquetar”  una aplicación con las partes imprescindibles para hacerla funcionar. Por este motivo a la virtualización ligera se le llama “contenedores” o “dockers”, porque son unos empaquetados con el código necesario para ser funcionales.

Los recursos que necesita la virtualización completa frente a un contenedor son radicalmente diferentes. Un contenedor tiene un consumo de recursos muy bajo, por lo que podemos correr varios contenedores en un NAS sin que el rendimiento del sistema se resienta significativamente.

Hace poco te expliqué como instalar Pi-Hole en un Synology a través de un contenedor. Es el ejemplo perfecto de un contenedor muy útil con un consumo de recursos tanto de procesador como de RAM muy bajos.

pi-hole synology docker

Otra ventaja de la virtualización ligera es que cada contenedor es independiente y se ejecuta de manera aislada del resto. Es un sistema bastante seguro.

Hoy en día la virtualización ligera está en auge y muchísimos de los servicios que usas cada día en la nube se ejecutan en servidores en contenedores.