La mejor elección de discos duros para NAS. Discos mecánicos y SSD

Los elección de discos duros para un NAS no es algo baladí. Aunque podemos colocarle unos discos recuperados de un ordenador viejo o comprar modelos de gama baja destinados para ordenadores, no es lo más recomendable.

Hay una gran variedad de discos en el mercado pero ahora todas las marcas tienen modelos específicos para NAS. Vamos a ver por qué son los más idóneos y qué tipos hay.

Elección de discos duros mecánicos

Los NAS generalmente están encendidos 24h al día los 7 días de la semana y los discos duros destinados a estos equipos están especialmente diseñados para trabajar en estas condiciones tan duras.

Los discos para NAS generan menos ruido, menos calor y y están preparados para trabajar ininterrumpidamente. No son mucho más caros que los discos genéricos para uso en ordenadores y al final lo ganaremos en fiabilidad.

Las marcas para diferenciar los modelos de discos de su catálogo, aparte del nombre, suelen clasificarlos por colores para distinguirlos mejor.

Eleccion de discos duros wd

Vamos a ver por ejemplo el caso de Western Digital porque en el resto de las marcas es muy parecido y vista una, vistas todas. En función del uso para el que han sido diseñados tenemos:

  • WD Blue: para ordenadores con una exigencia media-baja de rendimiento.
  • WD Black: para ordenadores con una exigencia alta de rendimiento.
  • WD Red: para NAS hasta 8 bahías
  • WD Red Pro: para NAS entre 8 y 16 bahías
  • WD Purple: para grabadores de videovigilancia
  • WD Gold: para servidores de alto rendimiento con muchas bahías.

Como puedes ver la exigencia de un tipo de disco u otro es totalmente diferente. Un WD Blue para ordenadores enfocados a ofimática no tiene las mismas prestaciones que un WD Purple que tiene grabar continuamente los streamings de vídeo que le llegan de las videocámaras 24 horas al día,  7 días a la semana, 365 días al año.

Esto no quiere decir que no podamos meter un disco WD Red Pro en un ordenador o un WD Blue en un NAS. En el primer caso no pasaría gran cosa pero en el segundo acortaríamos la vida útil del disco porque no está preparado para trabajar en las condiciones en las que lo hace en un NAS. Eso por no mencionar si va montado en un RAID.

Si vamos al terreno de los servidores tampoco es lo mismo un disco alojado en un NAS de 2 o 4 bahías para uso doméstico que para otro alojado en un rack de servidores con 50 0 60 discos para uso empresarial. En un sistema con muchos discos mecánicos girando produciendo calor y vibraciones necesitaremos unos discos WD Red Pro o WD Gold porque en estas condiciones su mayor es fiabilidad.

Discos WD Red

Vamos a centrarnos en los WD Red NAS porque es la marca por la que más me preguntáis y además es el modelo de disco que suelo recomendar. Para que sepas distinguir los WD Red de los Pro, aquí tienes sus características principales.

WD Red

  • Para NAS de hasta 8 bahías.
  • Tecnología NASware que se ha diseñado para equilibrar el rendimiento y la fiabilidad en entornos NAS con configuraciones RAID.
  • Control de recuperación de errores RAID que ayudan a reducir los fallos.
  •  Control de equilibrio de dos planos (3D Active Balance Plus) para a asegurar la protección de los datos frente a ruidos y vibraciones excesivas producidas por los propios discos al girar. Esto se hace controlando la altura del cabezal y ajustando las funciones de lectura-escritura para compensar las vibraciones existentes y así proteger los datos.
  • Son discos de 5.400 rpm y hay modelos de 2 , 3 , 4 , 5 , 6 , 8  y  10 TB de capacidad.
  • Conexión SATA de 6 GB/sg y una caché de 64 , 128 y 256 MB que varía en función del tamaño del disco.

WD Red Pro

  • Para NAS de hasta 18 bahías.
  • Comparte las mismas características técnicas antes descritas en los WD Red.
  • Son discos de 7.200 rpm.

WD Gold

Como curiosidad voy comentarte algunas de las características que hacen tan especiales esta serie de discos de Western Digital. No creo que seas un comprador de este modelo de discos porque está enfocado a servidores con muchísimos discos y no para NAS domésticos más o menos potentes.

  • Diseñados para aceptar cargas de trabajo de hasta 550 TB anuales.
  • Tiempo medio entre fallos MTBF de 2,5 millones de horas.
  • Recuperación de errores en tiempo limitado (TLER) para reducir las posibilidades de que el disco colapse y debido a un exceso de procesos de recuperación de errores.
  • Incluye mejoras frente a los WD Red (tecnología RAFF) para supervisar y corregir en tiempo real tanto las vibraciones lineales como las rotativas para proteger el disco.
  • Con 7.200 rpm llega hasta los 12TB y su caché es de 128 y 256 MB.

Elección de discos SSD para NAS

Podemos optar por comprar un disco mecánico o un disco SSD para nuestro NAS. En función del uso que vayamos a darle al NAS y de la potencia que tenga elegiremos un tipo de disco u otro.  No tiene mucho sentido colocarle almacenamiento SSD ultrarápido a un NAS de gama baja con un procesador ARM de poca potencia porque no va a aprovechar esa velocidad.

Si por el contrario nuestro NAS tiene una cierta potencia y además queremos aprovecharla, el uso de discos SSD está más que justificado. Podemos colocarle discos SSD bien para el almacenamiento de datos y el alojamiento del sistema operativo o bien optar por la aceleración caché.

Ya hemos visto los diferentes tipos de discos SSD que tenemos en función de de su interfaz de conexión. Esto deberás tenerlo muy en cuenta a la hora de comparar los discos SSD porque tu NAS podría soportar memorias M.2 pero no del tipo NVMe.

En los NAS más potentes con procesador Intel, el utilizar discos o memorias SSD va a ser de gran ayuda porque vamos a notar el equipo más fluido. Al igual que en los ordenadores, este almacenamiento de estado sólido acelera mucho todos los procesos de lectura/escritura.

Si haces un uso básico del NAS, como por ejemplo descargar películas para luego verlas en la televisión o copias de seguridad, los discos SSD no te van a aportar un rendimiento extra. Estos no son recursos que exijan operaciones de lectura y escritura muy elevadas. Como es lógico siempre vas a notar que todo va un poco mejor. En este caso no está muy justificado el desembolso económico de este tipo de discos para el aporte extra de rendimiento que obtenemos.

Si por el contrario utilizas aplicaciones muy exigentes en recursos que requieren un acceso rápido a los datos, en este caso los discos SSD sí que te van a aportar ese extra que necesitas. Aquí sí que te recomiendo que compres uno o varios discos SSD para mejorar el rendimiento del NAS porque lo vas a notar.

Como es lógico deberemos buscar el equilibrio entre los discos de estado sólido y los mecánicos. Valoraremos las necesidades de almacenamiento, la velocidad de acceso y el precio de los discos para elegir la proporción de un tipo de disco u otro.

Discos SSD de 2,5″

Los discos Samsung 850 EVO es una gama de discos que tienen una muy buena relación calidad-precio y su tasa de lectura-escritura es más que suficiente para un NAS en la mayoría de los casos.

Discos o memorias M.2

La ventaja de las memorias SSD M.2 es que podemos utilizarlas como caché o como almacenamiento y no ocupan bahías del NAS como los discos de SSD de 2,5″. Podemos configurarlas como”discos simples” o en RAID  pero como ya te expliqué tienes que distinguir entre los SSD M.2 SATA y los SSD M.2 NVMe

SSD M.2 SATA

Dentro de este grupo tenemos los SSD Crucial MX300 con una velocidad de lectura/escritura secuencial de hasta 530/510 MB/s con tecnología de Micron 3D NAND

SSD M.2 NVMe

Estos son los discos más rápidos que existen actualmente y llegan a alcanzar  velocidades increíbles. Estos discos debes colocarlos en aquellos NAS o equipos que sean capaces de aprovechar toda la velocidad de estos discos y que además lo utilices para un uso pesado.

Dentro de todas las marcas y modelos brilla con luz propia los Samsung 960 EVO NVMe M.2  de 250 y 500GB con velocidades secuenciales de lectura/escritura de 3.200/1.900 MB/s y velocidades aleatorias de lectura/escritura de hasta 380/360K IOPS.

Aunque la auténtica reina del baile es el Samsung 960 PRO NVMe M.2  que con tecnología V-NAND alcanza la increíble cifra de 3.500 MB/s en lectura y 2.100 MB/ en escritura.