¿Necesitamos una red 10G ?¿Cuánto falta para su popularización?

¿Necesitamos montar una red 10G en casa o en la empresa? ¿Son realmente necesarias las redes de 10 Gbps? ¿Qué usos tiene una red 10G? ¿Son de uso exclusivo empresarial? ¿Cómo de cerca están las redes 10G y cuánto falta para su popularización? ¿Vale la pena la inversión en una red 10G?

Seguramente nunca te habías planteado estas preguntas o incluso ni siquiera sabías de la existencia de este tipo de redes de alta velocidad. En este post, y en el podcast que acompaña a este artículo, voy a intentar darte mi visión de en qué punto estamos actualmente y si vale la pena dar el salto a una red 10G.

La cantidad de datos que generamos cada día va en aumento

Una cosa que es evidente e innegable es que la cantidad de datos que generamos cada día va en aumento. Tanto a nivel empresarial como a nivel doméstico la tendencia es a manejar cada vez archivos mucho más grandes. Hace tan sólo unos pocos años una fotografía pesaba 2MB. Ahora las cámaras disparan generando imágenes RAW de 40 y 50 MB. En el vídeo se ha popularizado el 4K y hay cámaras que graban en formatos RAW y graban con un bitrate de 120MB/sg (por ejemplo una BlackMagic).

En el mundo empresarial estamos con el mismo problema. Hoy en día todo se mide, todo se parametriza y todo se analiza. El Big Data, las inteligencias artificiales, las grandes bases de datos, etc, … hacen que el volumen de datos que manejamos actualmente sea muy superior al de hace unos poquitos años.

Por otro lado tenemos que, aparte de que tenemos cada vez más datos que procesar, la capacidad de cálculo de los ordenadores ha aumentado y el soporte físico en el que se alojan estos estos datos también ha evolucionado a sistemas mucho más rápidos.

Por no remontarnos muy atrás, los discos mecánicos han pasado de 80-100 MB/sg a los actuales SSD PCIe ultrarápidos que ya superan los 3.000 MB/sg. Los SSD SATA III que llegan a los 600 MB/sg en muchos casos ya se nos quedan cortos. Actualmente existen SSD PCIe que superan los 6.000 MB/sg, es decir, 6 GB/sg, un auténtica barbaridad.

¿A dónde quiero ir a parar con todo esto? Muy sencillo. Cada vez tenemos más datos, los procesadores son más rápidos, la RAM es cada vez es más rápida, las tarjetas gráficas han evolucionado muchísimo para aquellos trabajos que demanden gran potencia gráfica de cálculo, y finalmente los sistemas de almacenamiento también han mejorado mucho. El cuello de botella lo tenemos en muchos casos en las redes que transportan todos esos datos de un sitio a otro.

Las redes Gigabit se quedan cortas

Con una red Gigabit no tenemos problemas a la hora de gestionar copias de seguridad. Con la velocidad que nos ofrece una red Gigabit ethernet bien configurada (o usando Link Aggregation) podemos realizar backups para respaldar los datos sin grandes dificultades. El problema lo tenemos a la hora de querer trabajar con esos datos en tiempo real porque la velocidad de una red gigabit no es suficiente.

Me voy a centrar en aquellos casos en los que vamos a trabajar directamente sobre los datos, no en la realización de backups de respaldo de los datos. Recibo muchas preguntas de profesionales que por ejemplo necesitan editar vídeo en tiempo real, pero que necesitan hacerlo sobre unidades de almacenamiento externos  y no sobre el disco interno del ordenador.

Aunque todos los ordenadores que requieren una capacidad de trabajo alta ya disponen de almacenamiento SSD en su interior, el problema que suele surgir es que el tamaño de estas memorias suele ser bastante limitado. El caso extremo suele estar en el tamaño de los SSD de los ordenadores de Apple. Como ya me habrás oído comentar muchas veces están fabricados con polvo de cuerno de unicornio y por eso son tan caros.

Es muy habitual que los poseedores de estos equipos no suelan disponer de un tamaño de disco muy grande y tengan que recurrir a otro tipo de soluciones para aumentar el tamaño de su disco de trabajo. Si el tamaño del disco interno se nos queda pequeño deberemos recurrir a discos o almacenamiento externo. Si necesitamos recurrir a almacenamiento externo tenemos varias opciones que vamos ver a continuación.

Almacenamiento externo mediante discos externos USB o Thunderbolt

Podemos conectar un disco o conjunto de discos mediante una a conexión Thunderbolt o USB 3.1 (o 3.0). Este tipo de conexión es muy rápida pero tenemos el inconveniente de la longitud del cable. Suelen ser cables no muy largos y estos discos externos normalmente están al lado del equipo al que van conectados.

akitio caja Thunderbolt

Este sistema es muy rápido pero tiene varios inconvenientes.

  • A tener el disco conectado al ordenador no podemos acceder a su contenido desde otros equipos. Si eres un freelance que trabajas solo no es problema, pero si perteneces a un equipo con más gente y necesitan acceder a tu trabajo para verlo o procesarlo más tarde, es un gran inconveniente.
  • Un disco externo o un caja RAID son “sistemas tontos”. Me voy a explicar. En un NAS tenemos la opción de programar copias de seguridad. Podemos hacer backups incrementarles y de realizar snapshots para que en caso de pérdida o de modificación de un archivo por error podamos recuperarlo. En un disco externo no tenemos esta posibilidad a no ser que recurramos a aplicaciones específicas para backups.

Recibo muchas consultas a este respecto. Empresas o particulares que accidentalmente o por algún malware pierden datos críticos que luego no pueden recuperar. Por este motivo los discos externos deben ir acompañados de mediadas adicionales para garantizar la integridad de los datos.

Almacenamiento externo en la nube 

Otra opción es respaldar los datos en la nube como Dropbox, Google Drive, Amazon, Azure, etc,… Para tamaños de datos muy grandes es caro, pero sobre todo la nube no nos permite la edición en tiempo real de archivos muy pesados. Con los anchos de banda de acceso a internet que disponemos hoy en día no podemos editar archivos muy grandes en tiempo real.

Para edición en tiempo real de documentos ofimáticos o archivos no muy grandes sí que es una opción viable. Un ejemplo claro es Google Docs. Pero estos casos son distintos de los que este mencionando en este artículo. No podemos editar un vídeo 4K de muchos gigas que tengamos alojado en la nube.

Almacenamiento en un servidor NAS

Finalmente nos queda la opción de trabajar en tiempo real contra un NAS o un servidor en local. Aquí sí que tenemos la opción de poder montar un buen sistema de copias de seguridad y además tendremos todos los datos centralizados en un único punto.

Una cosa que no debes perder de vista es que los discos SSD mueren sin avisar. De repente dejan de funcionar y si no tienes una copia de seguridad habrás perdido todos los datos. Tener los datos en “un sistema inteligente” como un NAS y no en un “sistema tonto” como disco externo USB o Thunderbolt para mi es muy importante.

Los datos que generamos es lo más importante que tenemos. En caso de catástrofe el sistema operativo y los programas de los equipos que han sufrido un percance son fáciles de recuperar. Basta con volver a instalarlos y a levantar el sistema. Pero los datos que hemos generado son otra cosa si no disponemos de un buen sistema de backup. Además en un servidor NAS también tenemos la ventaja de poder acceder a los datos desde cualquier sitio, bien sea desde la red local o desde una red exterior.

Aunque existen NAS con conexión Thunderbolt nos topamos con el problema de la distancia de los equipos al servidor que os he comentado antes y el de no poder acceder al servidor desde varios equipos. Por todo esto lo más habitual es acceder al servidor NAS a través de la red.

Llegados a este punto es cuando muchas veces nos damos cuenta que las redes Gigabit se nos quedan cortas y que debemos dar el salto a una red 10G porque la velocidad de transferencia de la red no es suficiente.

Podcast sobre el futuro de las redes de 10 Gbps

En este podcast tienes más desarrollado el contenido que te expongo en este artículo.

Recuerda que también puedes escucharlo desde un gestor de podcast y que si te ha gustado puedes escribir una reseña y dar una valoración. Si te suscribes al podcast cada vez que haya un nuevo episodio el programa te avisará y lo descargará automáticamente.

Una red 10G para trabajo en tiempo real

En un podcast de Eduardo Collado defendía la idea de que con una red Gigabit bastaba tanto para uso doméstico como para muchas empresas para realizar backups. Tiene razón. La idea que yo defiendo es que una red 10G no es sólo para backups, sino para trabajo en tiempo real de los datos que queremos editar. Por ejemplo para edición de vídeo pesado contra un NAS. Son 2 enfoques distintos.

Ultimamente he tenido varias conversaciones por tuiter y he cruzado algunos correos con personas que se han visto obligadas a montar una red de 10G por motivos profesionales.Uno de ellos es en un estudio de diseño que necesitan abrir en un ordenador una imagen de 30GB en menos de 1 minuto.Tienen un Synology RS4017 de alto rendimiento y debe dar servicios varios Mac Pro. La persona encargada de realizar el trabajo ha optado por unos adaptadores Akitio de Thunderbolt 2 a 10G para para los Mac, un switch 10G y una tarjeta de red PCIe de 1oGbps para el NAS.

 Akitio de TB2 a red 10G

Evidentemente son soluciones caras, pero son para uso profesional. Es como un fontanero o un electricista que tienen que gastarse miles de euros para desempeñar su trabajo comprando una furgoneta y herramientas específicas para su trabajo.

Aunque montar una red 10G es más cara que una red gigabit, si necesitas un ancho de banda muy grande para poder realizar trabajos de edición en tiempo real no te quedará más remedio que recurrir a esta solución. En el mundo profesional el tiempo es dinero y debemos optimizar todos los sistemas para aumentar la productividad.

Aunque el 10G todavía es caro, cada día hay más señales que nos indican el avance en la implantación de este tipo de redes.

Señales del avance de las redes 10G

QNAP ha sacado el TS-832X, un modelo con procesador ARM y conexión 10G porque muchas empresas necesitan este tipo de conexiones alta velocidad pero no de una lata capacidad de procesamiento. El uso del NAS es básicamente para copias de seguridad y como servidor de archivos. No necesitan instalar máquinas virtuales, contenedores,… sólo mover datos de una manera muy rápida. Los últimos modelos de QNAP de gama media ya vienen con ranuras PCIe para poder implementar una solución 10G mediante la correspondiente tarjeta PCIe de 10 Gbps.

Hace un par de semanas estuve en Madrid con Adrián Groba, el representante comercial de QNAP en España y precisamente me comentaba esto, que cada vez más las empresas demandaban mayor capacidad de almacenamiento y una alta velocidad de acceso.

Hace pocos días publiqué el lanzamiento por parte de QNAP del QSW-1208-8C , un switch no gestionado de 10Gbps. Ya tenemos switchs 10G por un precio muy razonable y que muchas PyMes pueden permitirse. Por supuesto no son switchs de 100€, pero están bajando de precio y ya están al alcance de una pequeña empresa o de un profesional con este tipo de necesidades.

En el mundo Mac también se está moviendo el tema de las redes 10G. En Mac no tenemos la facilidad de poder conectar tarjetas PCIe por lo que debemos recurrir siempre a los puertos thunderbolt. Sonnettech ha presentado un adaptador autoalimentado de Thunderbolt 3 a 10G  por 200$. Este adaptador ya tiene un precio muy competitivo que va a hacer que muchos maqueros se decidan a dar el salto a los 10Gbps.

sonnet 10G

El nuevo iMac Pro lleva de serie un puerto ethernet de 10 Gbps. En el mundo Windows es más sencillo porque un PC con formato torre basta con pincharle una tarjeta PCIe de 10 Gbps y ya está. Ya sabemos que Apple para estas cosas es muy especial. A ver qué sacan cuando al año que viene lancen el nuevo Mac Pro modular.

Todas estas señales van en la misma dirección. El mundo profesional y empresarial poco a poco va mirando con mejores ojos las redes 10G y se irán adoptando como algo habitual.

Red 10G para uso doméstico

Tampoco quiero dejar de lado los “cuartos de las escobas” de los amantes de la tecnología. Este es un concepto aparece en el podcast sobre cómo funciona internet y se interconectan las redes a nivel mundial. En la comunidad NASera hay gente que en su casa ha montado racks y sistemas que muchas empresas querrían para si. Por supuesto que en algunos casos están sobredimensionados, pero es gente que le apasiona la tecnología, las redes y los NAS en particular. No hay nada de malo en ello.

Hay gente que le gusta la bicicleta y se gastan miles de euros en una bicicleta. A otros les gusta la pesca, la caza o se encaprichan con un coche muy caro porque es un símbolo de estatus social. Cada cual se gasta el dinero donde quiere. El capricho de la tecnología es como otro cualquiera. Yo conozco 2 personas que tienen una red 10G en casa y no es precisamente porque tengan un estudio de diseño gráfico con 10 ordenadores.

red grupo telegram NASeros

Esta imagen es de un miembro del grupo de Telegram de NASeros que compartió con nosotros el proceso de montaje de sus sistema de red. Es un sistema montado en un domicilio para uso doméstico pero que no tiene nada que envidiar al de algunas pequeñas empresas. Aparte de este rack tiene cableadas todas la habitaciones de la casa.

Estas navidades tuve que hacer unas reformas en casa y aproveché para pasar 2 cables ethernet de categoría 7 por si el día de mañana me hicieran falta. Un cat 7 o un cat 6 valen prácticamente lo mismo, por lo que mi casa ya está preparada para una red 10G. Con comprar un switch 10G ya tendría una red de altísima velocidad. Por supuesto que no lo habría hecho de propio, pero una vez metido en obras he aprovechado para pasar los cables.

A lo mejor no eres un profesional y no tienes 10 equipos en casa, pero te gusta la fotografía y el vídeo. Seguramente muchos de vosotros tenéis equipos muy caros y os gustaría editar el contenido directamente contra el NAS. ¿Por qué no? Tal vez en cuando se abarate un poco más podrás darte el capricho de dar el salto al 10G. Por lo menos sé previsor y si tienes que hacer alguna reforma deja todo semi preparado.

Varias operadoras ya ofrecen 1Gbps simétrico, por lo que para dar el siguiente paso en avance de velocidad necesitaremos migrar nuestra red interna a una más rápida. Esto aun tardará un poquito pero ya estamos en camino.

La red interna es independiente de la velocidad de acceso a internet

Aunque ya lo he explicado muchas veces quiero que tengas muy claro que una red 10G es para la LAN , es decir para la red interna. La velocidad de acceso a internet es otra cosa. De hecho podemos tener una velocidad muy baja con un ADSL muy lento y tener una red interna de 10 Gbps. En nuestra red interna iremos a toda velocidad con una red 10G y para salir al exterior estaremos limitados a la velocidad que nos proporcione nuestra operadora.

Esta es mi opinión y el tiempo me dará o quitará la razón. No creo que sea cuestión de muchos años. No sé qué opinas tú. Cuéntanoslo.