¿Elijo la opción de conexión 10G en el Mac mini 2018?

Consideraciones sobre la conexión 10G y Thunderbolt del nuevo Mac mini 2018

No voy a valorar si el Mac Mini 2018 es caro, si Apple debería haber sacado un Mac mini de entrada más barato, si deberían haberlo sacado antes, ni hablaré de sus procesadores o sus benchmarks. Todo esto lo dejo para las webs especializadas en Apple. En este artículo quiero dar mi opinión sobre si es acertado o no la decisión de Apple de incluir la posibilidad de adquirir este equipo con una conexión 10G y para qué perfil de usuario lo veo más indicado.

opción 10G ethernet en el Mac mini 2018

He leído muchos post en medios especializados sobre este Mac mini y nadie le ha dado importancia que supone la incorporación de un puerto 10G. En muchos casos ni lo mencionan, pasan de largo y se centran en los procesadores, la RAM y el precio.

Ya sabes que he escrito y hablado bastante sobre redes 10G. La decisión de Apple de incorporar este puerto de alta velocidad en un equipo como el Mac mini corrobora todo aquello que os vengo comentando hace tiempo. No es casualidad que haya elegido el color gris espacial para este Mac mini 2018, ya que es el mismo color que el iMac Pro y eso da a entender que va enfocado al sector profesional.

Diferentes usos del Mac mini 2018 

Hay dos tipos de potenciales compradores de este Mac mini 2018.

En primer lugar está el usuario doméstico. Este perfil quiere un Mac para almacenar, y como mucho una pequeña edición, de las fotos y vídeos caseros, realizar tareas ofimáticas, navegación web, correo, redes sociales, etc,… es decir, trabajo no muy pesado y sin grandes pretensiones. Les gusta el sistema operativo macOS por su estabilidad y sencillez de uso pero no realizan tareas especialmente complejas que necesiten mucha potencia.

Uso profesional Mac mini 2018

Por otro lado está el usuario profesional que usa el Mac para ganarse la vida. Muchos de estos usuarios están en el sector audiovisual, fotografía, música, programadores, creativos, etc,… En infinidad de casos prefieren un Mac mini o un Mac Pro porque no quieren estar atados a un monitor. Del Mac Pro ni hablamos por lo desfasado que ha quedado por falta de actualizaciones. Aunque el iMac Pro es sobradamente potente, prefieren utilizar monitores más grandes o trabajar con varios monitores. El Mac mini 2018 soporta hasta 3 monitores 4K a 60 Hz gracias a su GPU intel UHD 630. Esto permite flujos de trabajo más productivos que un único monitor que proporciona un iMac (aunque sea una magnífica pantalla 5K P3 de 27″).

El usuario profesional actualmente se enfrenta a un problema muy grande, el almacenamiento. Generalmente manejan ficheros muy grandes y además suelen hacer acopio de una cantidad enorme de material digital.

Apple en sus equipos Mac monta memorias SSD M.2 NVMe muy rápidas pero con un precio por MB muy alto. En muchísimas ocasiones ni siquiera estamos hablando de precio, estamos ante un problema de capacidad real de almacenamiento. Para salvar este problema el profesional tiene dos opciones: almacenamiento externo por Thunderbolt 3 o por conexión 10G. La nube la descarto porque aunque el acceso a internet actual es muy rápido no tiene las prestaciones de un almacenamiento local.

Las memorias SSD M.2 que usa Apple tienen un conector distinto del estándard. Son conectores especilesmpor lo que no podrás modificar el almacenamiento interno abriendo el Mac mini y sustituyéndolo por una unidad de mayor capacidad. (Recuerda que en este post te explico los diferentes conectores y sockets para SSD M.2)

Almacenamiento Thunderbolt en el Mac mini

En el mercado tenemos una gran variedad de discos y cajas Thunderbolt. Son muy prácticos e incluso existen adaptadores Thunderbolt 3 para utilizar externamente SSDs NVMe con velocidades cercanas a los 3.000 MB/sg.

El principal problema que tiene este tipo de almacenamiento externo es la distancia del cable Thunderbolt. Estos cables son muy cortos y obligan a tener siempre el dispositivo externo al lado del ordenador. Para un freelance que trabaja solo puede ser una opción interesante, pero para equipos de trabajo con varios puestos es una opción inviable. Esto obliga a descentralizar y diseminar todo el material de trabajo.

Incluso si eres un freeelance y dispones de varios Macs desde los que quieres atacar esta unidad externa Thunderbolt 3, también puede ocasionarte problemas. Cada vez que que necesites acceder a la unidad externa thunderbolt desde un ordenador diferente al que estés utilizando deberás desconectar el equipo que estés usando para conectar el otro. Otra opción es trabajar con varios ordenadores apelotonados en un espacio muy pequeño por la escasa longitud de los cables.

Las cajas RAID Thunderbolt van bien pero tienen sus limitaciones. Si quieres ver una caja RAID Thunderbolt con capacidad hasta 4 discos, aquí tienes la review del Akitio Thunder3 Quad X.

bahías Akitio Thunder3 Quad X.

Almacenamiento en el Mac mini por conexión 10G ethernet

Las redes 10G nos ofrecen una velocidad transferencia de muy rápida. Podemos conectar varios equipos entre sí y no tenemos la limitación física de la distancia de los cables de conexión.

Los equipos 10G han bajado mucho de precio y ya podemos encontrar NAS y switchs con conexión 10G a unos precios muy competitivos. Actualmente montar una red  de 10 Gbps está al alcance de cualquier profesional y no digamos nada de un pequeño estudio.

Justo hace 2 días QNAP anunciaba el lanzamiento de un adaptador de TB3 a 10G y hace poco realicé varios vídeos con el rendimiento del adaptador de Sonnet. Con este Mac mini 2018 Apple nos brinda la posibilidad de incorporar directamente el puerto de 10 Gbps sin necesidad de adaptadores thunderbolt externos. Siempre son más incómodos y ocupan un puerto Thunderbolt.
Además, los 120 € extra que Apple pide por este puerto de 10 Gbps es incluso inferior a si comprásemos aparte un adaptador.

Ya tenemos la red 10G montada y ahora vamos a por el almacenamiento. Los NAS con conexión 10G también han bajado mucho de precio. Por ejemplo QNAP tiene NAS con puertos de 10Gbps en modelos de gama media a precios muy asequibles. Estos NAS están enfocados a ofrecer un almacenamiento rápido y no a otras características más pesadas como virtualización.

¿Pero qué es mejor, una caja RAID conectada por Thunderbolt 3 o un NAS dando servicio en una red 10G? Vamos a verlo.

Ventajas de un NAS con conexión 10G

Hay muchas ventajas al utilizar un NAS con conexión 10G, pero voy a comentare las más importantes. No voy a perder tiempo en desarrollar cada una de ellas, sólo un pequeño esbozo.

  • Alta velocidad para realizar backups. Las copias con Time Machine, o con el sistema de backup que elijamos, son muy rápidas. Cuando estamos manejando archivos muy grandes o volúmenes muy grandes de datos se agradecen tiempos cortos a la hora de respaldar nuestros equipos.
  • Trabajar directamente contra el NAS editando en tiempo real los archivos que tengamos alojados en él. En vez de trabajar sobre el disco duro del ordenador podemos permitirnos el lujo de trabajar con un archivo alojado directamente en el NAS. Esto tiene implicaciones muy importantes que luego te explicaré.
  • Gran capacidad de almacenamiento a un precio muchísimo mas bajo que el de Apple. Ahora ya no estamos hablando de capacidades de 256 GB, 512GB o 1 TB. De lo que realmente estamos hablando es de capacidades que se miden en varios TB. Además son ampliables mediante la adición de nuevos discos y a un precio muchísimo más bajo por GB que el de apple.
  • Protección de datos ante el fallo de uno o varios discos. Esta para mi es una de las principales ventajas de este sistema. La redundancia de datos de los discos a través de un sistema RAID nos garantiza que si uno o varios de los discos falla no vamos a perder nuestros archivos digitales. Cuando estamos hablando de un uso profesional de un Mac, los datos de un cliente o de un trabajo es el activo más importante con el que cuenta el fotógrafo, editor de vídeo, músico,… Piensa que un disco SSD es muy rápido pero no avisa cuándo va a fallar. Además cuando un SSD falla sus datos son irrecuperables.
  • Recuperación de datos mediante un sistema de snapshots ante un borrado accidental, cifrado por ransomware y recuperación el estado anterior de un archivo mediante un sistema de versionado. Esto está también muy ligado al punto anterior. Actualmente todos los NAS disponen de un sistema de instantáneas (llamado snapshots) de tal manera que el propio sistema operativo se encarga de hacer copias  de seguridad incrementales guardando un histórico de todos los ficheros. En caso de pérdida voluntaria o accidental de un archivo siempre podemos viajar atrás en el tiempo y recuperarlo tal y como estaba en la fecha deseada. También si modificamos un archivo y por el motivo que sea queremos volver a un estado anterior, es tan sencillo com dar marcha atrás y recuperarlo.
  • Acceso a todo el contenido digital desde una red exterior. Es muy habitual, porque me ha sucedido infinidad de veces, que cuando alguien quiere compartir un archivo grande conmigo me lo envíe por WeTransfer, Dropbox o cualquier otro sistema parecido. En el caso de un NAS, como todo el contenido lo tenemos alojado en el NAS, es tan sencillo como generar un enlace para que cualquiera pueda acceder a él, verlo y descargarlo. Como es lógico sólo podrá acceder al archivo indicado y podremos configurar fechas de expiración, si es sólo lectura, quién puede acceder, etc,… Incluso durante el tiempo que dura un trabajo podemos darle acceso al cliente para que pueda ver en tiempo real cómo va su encargo.
  • Trabajo colaborativo en equipo. Llevada a un área local, la misma filosofía que acabo de exponerte podemos llevarla a un entorno de trabajo en un estudio. Imagina un despacho con varios delineantes, arquitectos, departamento de ingeniería, contabilidad, etc,… y todos trabajando en un mismo proyecto. Un miembro del equipo puede trabajar en tiempo real en una fase inicial del proyecto con un archivo alojado en el NAS. Cuando termina con este archivo otro miembro continúa trabajando en él, y así sucesivamente sin necesidad de estar pasando discos duros o pendrives de unos a otros.
  • Acceso exterior mediante VPN. Hoy en día con la nueva ley sobre protección de datos impuesta con la RGDP es de vital importancia salvaguardar la privacidad de los datos de nuestros cilientes. Si accedemos desde fuera de nuestra red o enlazamos varias sedes, una VPN es un elemento de seguridad muy importante. Además el cifrado de los discos por parte del propio NAS y el acceso restringido por carpetas y usuarios confiere una estructura de seguridad muy robusta. Todo esto inmersos en una red 10G hace que todo sea mucho más ágil.

Todo esto son sólo algunas de las ventajas que nos aporta una conexión de 10 Gbps frente a la incomodidad de las unidades externas thunderbolt. Tampoco son excluyentes, perfectamente pueden ser complementarias.

Consideraciones finales sobre la conexión 10G

Vaya por delante que las unidades de almacenamiento interno que monta Apple son NVMe y superan los 3 GB/sg de lectura-escritura. Nosotros con una red 10G vamos a rondar 1 GB/sg pero para todo lo que acabo de contarte es más que suficiente.

Este es el esquema y el test de rendimiento que arrojó uno de los vídeos que hice sobre redes 10G. Como es lógico si estuviéramos hablando de un Mac mini 2018 con conexión 10G ethernet sustituiríamos el iMac por el Mac mini y además nos ahorraríamos el adaptador thunderbolt a 10GbE.

Thunderbolt 2 vs Thunderbolt 3. Speedtest thunderbolt 3

Ni siquiera hace falta utilizar un switch 10G porque podemos realizar una conexión directa entre el Mac y el NAS ( lo tienes todo explicado en los diferentes post y vídeos que he realizado).

Mi propuesta, y el guiño descarado que ha hecho Apple a los profesiones, es dar el salto al 10G. Si estás pensando en adquirir un nuevo Mac mini 2018 para uso doméstico y sólo lo vas a usar para cosas muy básicas porque lo que realmente te interesa es es S.O de Apple tal vez no valga la pena ese gasto extra de 120€. Seguramente si el Mac mini fuera para mí me lo compraría ya con 10G.

Si tu compra va enfocada al mundo profesional o eres un usuario doméstico con uso avanzado (lo que habitualmente llamamos un prosumer), aquí ni lo dudaría. El 10G está a la vuelta de la esquina y analizando la trayectoria de Apple seguramente este modelo de Mac mini va a perdurar en el tiempo. Una máquina que te va a durar muchos años, tarde o temprano va a necesitar una conexión 10G.

fotografia profesional Mac mini 2018.

Como siempre es cuestión de sacar números y ver hasta dónde podemos llegar económicamente. Si más adelante quieres dar el salto al 10G te costará más dinero y ocuparás un puerto Thunderbolt del Mac mini. Yo me reservaría esos puertos thunderbolt para eGPUs, monitores externos o cualquier otro periférico que te haga falta.

En este artículo he dejado de lado el uso del Mac mini como un servidor y la posibilidad de unir varios Mac mini para hacerlos trabajar conjuntamente en un rack como si se tratara de un cluster en un CPD. Obviamente aquí la conexión 10G no es una opción, es imprescindible.

rack Mac miniPara que entiendas la manera de trabajar vídeo a nivel de postproducción profesional, aquí te dejo este podcast sobre servidores optimizados para vídeo con conexiones de 10 Gbps. El Mac mini con conexión 10G por precio y prestaciones es un magnífico candidato a incorporarse a este tipo de flujo de trabajo.

Espero que con este artículo haya despejado tus dudas. Varias personas que conozco, y que ya han encargado sus Mac mini 2018, los han encargado con conexión 10G. No es significativo porque son seguidores de NASeros y he “evangelizado” mucho sobre este tipo de conexiones ultrarápidas, pero es un dato a tener en cuenta.

Si quieres en los comentarios de este post puedes dejarme tu opinión y en caso de que vayas a comprarlo, qué conexión ethernet vas a elegir.