Cómo elegir un NAS: marca y modelo

Elegir un NAS no es fácil. Los NAS están de moda pero mucha gente no sabe muy bien cómo funcionan ni las posibilidades que realmente ofrecen. Un NAS es un disco o conjunto de discos duros que se conectan a una red y que además de almacenar y gestionar nuestros datos son capaces de realizar de manera automática una serie de tareas predefinidas. Podemos descargar nuestras series y películas preferidas de internet, montar un servidor FTP, compartir una impresora remotamente, tener un servidor dedicado de fotografía o de vídeo, hacer copias de seguridad en servidores remotos,….

A lo largo de una serie de tutoriales voy a ir desgranando poco a poco todo esto, explicando paso a  paso cómo aprovechar las posibilidades que nos brinda un NAS.

En este primer capítulo, como no podría ser de otra manera, voy a empezar por el principio: ¿que  modelo en concreto de NAS elegimos ?.

A la hora de elegir un NAS en concreto, como todo en esta vida, irá en función de nuestras necesidades y expectativas y como es lógico de nuestro presupuesto.

En el mercado hay muchas marcas pero Qnap y Synology son las que llevan la voz cantante. Las dos son muy parecidas y creo que su elección es más gusto personal por la interface que por otra cosa. En el vídeo explico cómo comparar las dos interfaces y decantarse por una u otra.

La siguiente decisión es el tipo de procesador. Hay dos tipos de procesador: “arm” e “intel” (x86). Los procesadores intel son más potentes y por lo tanto más caros. La mayor ventaja que ofrecen estos procesadores es para gestionar nuestra biblioteca multimedia, ya que podremos transcodificar vídeo, instalar un servidor multimedia como Plex o XBMC o conectar nuestro NAS directamente a una televisión. Para el resto de tareas como el gestor de descargas, gestión de ficheros, servidor FTP o reproducir multimedia desde un dispositivo enlazado con nuestro NAS un procesador arm funciona muy bien.

Por último deberemosdecidir el número de bahías o discos duros que podrá albergar nuestro dispositivo dependiendo de la cantidad de datos y de la fiabilidad ante posibles errores de disco.

Existe un balance entre la cantidad de espacio aprovechado por los discos y la protección en caso de un “fallo fatal”. Para poder entender mejor este último punto aconsejo ver el tutorial cuarto sobre nas dedicado a explicar los tipos de configuraciones raid ( http://youtu.be/_qcTniIzHKY )

Related Post