SSD caché, acelera tus discos duros.

Hoy en día los procesadores y la memoria de los equipos han mejorado mucho y los discos duros tradicionales generan un auténtico cuello de botella en el acceso a los datos. Los discos de estado sólido (SSD) suplen esa carencia debido su alta velocidad de acceso y transferencia de datos. El inconveniente de los discos SSD es que es una tecnología relativamente reciente y aunque su capacidad de almacenamiento ha mejorado mucho respecto a los discos mecánicos todavía está lejos de alcanzarla. Otro inconveniente es el precio, ya que a pesar de que han bajado mucho, todavía siguen teniendo un precio muy elevado respecto a los discos tradicionales. Estos dos factores hace que sea inviable equipar un NAS exclusivamente con discos SSD porque penalizaríamos mucho la capacidad total de almacenamiento y además  saldría carísimo.

Hay veces que necesitamos gestionar los datos de un NAS de manera muy rápida, como por ejemplo, cuando utilizamos bases de datos o instalamos máquinas virtuales. Para salvar estos inconvenientes los NAS de gama media y alta disponen de una tecnología llamada “SSD Caché” o “aceleración caché“. Básicamente consiste en utilizar discos mecánicos de gran capacidad para poder almacenar gran cantidad de datos y usar un disco SSD como una memoria intermedia para poder ”acelerar” el sistema y dotarlo de mayor fluidez.

Si quieres ver en qué consiste y cómo funciona el SSD caché hemos preparado este vídeo donde te lo explicamos.