¿Qué NAS me compro? Consejos para elegir el mejor NAS

Guía para decidir el mejor NAS y el que mejor se adapta a tus necesidades

Se acerca el Black Friday y muchos de vosotros queréis adquirir vuestro primer NAS o cambiarlo por otro más potente. Si estás en esta situación seguro que ahora nadas en un mar de dudas para elegir el mejor NAS para ti. Como es lógico hay que buscar un equilibrio entre el precio, las prestaciones y el presupuesto que tengamos destinado para la compra.

guia-para-elegir-el-mejor-nas

Hay muchos aspectos a tener en cuenta y voy a intentar arrojar un poco de luz para guiarte en la elección del mejor NAS y que el más se ajuste a tus necesidades. Como es lógico un equipo muy caro y potente es mejor que uno de gama baja, pero vamos a ver cuales son nuestras necesidades para llegar a un punto de equilibrio.

Número de bahías del NAS

Lo primero que tenemos que tener claro es el número de bahías que vamos a necesitar. Deberemos tener en cuenta 2 aspectos:

  • Cantidad de datos que vamos a almacenar
  • Tipo de protección que vamos a darle a esos datos

numero-de-bahias-del-mejor-nas

En el primer punto necesitamos saber la cantidad de datos que ya tenemos y las previsiones futuras. Calculamos de manera aproximada todo el contenido que tenemos en nuestros ordenadores y discos duros externos, como por ejemplo los documentos, archivos de trabajo, fotografías personales, vídeos domésticos, música, películas, etc, …

Por otro lado, según el uso que queramos darle al NAS haremos una previsión de la capacidad de almacenamiento futuro. Si hacemos muchas fotografías, grabamos muchos vídeos, si llevamos idea de descargar muchas películas y además almacenarlas en vez de borrarlas una vez vistas, si queremos hacer copias periódicas del ordenador con herramientas como TimeMachine en Mac o con las propias aplicaciones que nos brindan los sistemas operativos de los NAS, etc,… tendremos todo esto en cuenta si prevemos que vamos a generar muchos datos en un futuro. Si este es tu caso deberás optar por un equipo con más bahías o necesitarás montar discos de gran capacidad.

Como ya sabes el hecho de comparar un NAS con más bahías no implica llenarlas todas al principio. Podemos comparar un NAS con 2 o 4 bahías y ponerle sólo un disco. Más adelante iremos ampliando su capacidad conforme la vayamos necesitando.

El segundo punto a tener en cuenta es el tipo de protección de los datos. Como ya te he explicado muchas veces deberemos elegir entre seguridad y capacidad. Los discos se pueden configurar con diferentes tipos de RAID para que en caso de que uno o varios de ellos fallen no perdamos ningún dato. Ahora no voy a volver a explicar los tipos de RAID y cómo funcionan, pero si no lo tienes muy claro puedes ver este vídeo explicativo que realicé hace tiempo o escuchar el podcast que grabé referente a este tema.

Si quieres proteger tu material sensible haciendo una copia redundante de los datos deberás tenerlo en cuenta porque necesitarás más discos. Cuando realizamos un RAID la capacidad total de almacenamiento del NAS no es la suma del tamaño de los discos que lo forman. Si configuramos los discos como “discos simples” entonces sí que la suma total es la equivalente a la suma de la capacidad de los discos por separado.

A no ser que que tu biblioteca multimedia sea muy valiosa no es necesario hacer una copia de ella. Generalmente es la que más tamaño suele ocupar y además en caso de pérdida siempre podemos recuperarla aunque sea un fastidio tener que hacerlo. Si pierdes las fotos del bautizo de tu hijo es imposible volver a recuperarlas, mientras que si pierdes las películas de la saga de “Star Wars” siempre puedes volver a comprarlas o descargarlas de internet.

Si no quieres/puedes gastar mucho dinero en un NAS con muchas bahías puedes hacer copias de seguridad de los datos más importantes en un disco externo pinchado directamente al USB. No es lo mismo que un RAID pero también cumple su misión.

Con todo esto que te he comentado haremos un análisis de nuestras necesidades presentes y futuras y nos decantaremos por un NAS de 2, de 4 o de más bahías y pasaremos al siguiente punto. Los NAS de 1 bahía no los recomiendo porque son de gama muy baja y además enseguida se quedan cortos, aunque en caso de necesidad siempre es mejor que nada.

Potencia del hardware

Es muy importante tener claro el uso al que va a estar destinado nuestro futuro NAS. Si queremos hacer un uso básico como copias de seguridad, descarga de torrents, almacenamiento de datos, servidor de archivos, nube privada (como si fuera DropBox) no necesitaremos un equipo muy caro con mucha potencia. Estas funciones básicas suelen gestionarlas de manera bastante eficaz los modelos de gamas más modestas. Si por el contrario vamos a hacer un uso más intensivo como por ejemplo un servidor de Plex o virtualización de sistemas operativos, entonces la cosa cambia.

potencia-para-elegir-el-mejor-nasEn uso multimedia, si vamos a utilizar el NAS como un mero servidor de archivos no necesitaremos transcodificar ni elegir un modelo potente. Este es el caso de utilizar el protocolo DLNA, Kodi, Infuse (iOS) o cualquier otro reproductor multimedia. Un reproductor, como bien indica su nombre, es el encargado de reproducir el contenido multimedia, por lo que el NAS tan solo tiene que enviarle el archivo como si fuera un documento de texto o cualquier otro tipo de archivo. Realmente el NAS se limita a servir archivos sin importarle del tipo que sean y el reproductor es el encargado de recibirlos y de mostrarlos en pantalla.

Si por el contrario queremos utilizar un servidor multimedia como Plex o DS Vídeo (Synology) deberemos inclinarnos por un modelo con cierta potencia de procesador o en su defecto que tenga un hardware con aceleración gráfica para que sea capaz de transcodificar vídeo en el caso de que el formato no sea compatible con el sistema de reproducción elegido. Los que además queráis ver contenido 4K tendréis que tener esto en cuenta y elegir un modelo de NAS capaz de manejar esta resolución.

Aunque no vayas a utilizar el NAS como servidor multimedia, si vas a realizar muchas tareas simultáneamente también deberás tenerlo en cuenta. Un NAS funciona de un modo muy similar a un ordenador. Si compramos un ordenador barato con un procesador de poca potencia y con poca RAM, cuando intentamos ejecutar varias aplicaciones a la vez se vuelve lento e inusable. Todos hemos sufrido alguna vez con un ordenador que al tener unas cuantas pestañas abiertas en el navegador y un par de aplicaciones en segundo plano nos desesperábamos por la lentitud del equipo. A un NAS le ocurre algo parecido, si disponemos de poca RAM pero queremos ejecutar muchas aplicaciones a la vez vamos a sufrir ralentizaciones del equipo.

Un equipo básico se desenvuelve bien descargando torrents, haciendo copias de seguridad, sirviendo archivos a varios equipos, sincronizando archivos con otros dispositivos, etc, … pero no con todo a la vez. Conforme vayamos ejecutando más servicios iremos consumiendo más recursos de la memoria y el procesador, y cuando lleguemos al límite de su capacidad de trabajo el rendimiento disminuirá.

¿ARM o Intel?

arm-vs-intel-para-el-mejor-nas

Este es otro punto que genera muchas dudas y que está muy ligado al apartado anterior. Como es lógico un procesador Intel (realmente está mal dicho, se debería designar como x86 porque es el nombre de la arquitectura) es mejor y más potente que uno con arquitectura ARM.

Actualmente las marcas están montando procesadores Intel Celeron en sus equipos con arquitectura x86. Muchas personas tienen el recuerdo de que los Celeron eran procesadores de gama baja enfocados a ordenadores baratos. Es una verdad a medias, los requerimientos de potencia de un PC y de un NAS son muy distintos. Los procesadores Celeron energéticamente consumen mucho menos que los procesadores de los ordenadores de escritorio y son sobradamente potentes como para cubrir todas las necesidades de un NAS.

Si como en el apartado anterior vas a hacer un uso básico, con un procesador ARM es más que suficiente. Piensa que los smartphones de hoy en día son muy potentes y montan este tipo de arquitectura.

Si por el contrario vas a hacer un uso más avanzado necesitarás decantarte por un Intel. Tanto QNAP como Synology incluyen en sus firmwares aplicaciones que sólo están disponibles para esta arquitectura, por lo que si estás interesado en ejecutarlas tendrás que comprar un “NAS Intel”.

En la web de los fabricantes de NAS tienes todas las aplicaciones que son capaces de ejecutar y para qué modelos están disponibles. Antes de decidirte por un modelo u otro te recomiendo que le eches un vistazo por si hay alguna aplicación que que interese y después no puedas instalarla porque no está soportada por tu NAS recién comprado.

Diseño y ubicación del NAS

Aunque parece un tema menor no lo es. A la hora de elegir el mejor NAS para nosotros deberemos tener muy claro en qué ubicación vamos a colocarlo.

Por lo pronto deberemos tener acceso a una toma ethernet, porque aunque podemos colocarle una antena wifi USB y usarlo inalámbricamente, no te lo recomiendo porque baja muchísimo su rendimiento.

 

diseno-y-estetica-para-elegir-el-mejor-nas

Si vamos a colocarlo en el salón deberá ser lo más silencioso posible para que no moleste cuando lo estemos usando. No debemos olvidar que aunque el NAS sea silencioso y prácticamente no se oiga, los discos duros también generan ruido cuando están realizando operaciones de lectura-escritura. Si optamos por discos SSD evitaremos estos molestos ruidos, pero al precio que está hoy en día el MB SSD es una opción inviable. Incluso hay NAS sin ventiladores (Silent NAS) que están diseñados para minimizar al máximo el nivel sonoro.

También la estética juega un papel importante porque no es lo mismo meterlo en un cajón para que no se vea (tener en cuenta la ventilación), que colocarlo al lado de la televisión. Hay modelos que cuidan más la estética y el diseño para que no desentonen en un salón o en una parte visible de la casa.

Tenemos modelos con salida HDMI para conectarlos a la televisión y usarlos como reproductor multimedia o usar el NAS como un ordenador. Como es lógico deberán estar cerca de la tele, pero también deberemos tener el router o una toma ethernet accesible porque como he mencionado la opción inalámbrica no es buena.

Si estás pensando en utilizar un PLC (Power Line Connection) tampoco te lo recomiendo, porque aunque últimamente han mejorado bastante su rendimiento, todavía están lejos de poder generar las tasas de transferencia necesarias para un NAS.

En el catálogo de QNAP hay una serie muy interesante que es la TS-x51A. Puede conectarse directamente a un ordenador y usarse como un disco duro externo. También puede trabajar conectado a una red como cualquier NAS, pero si optas por este tipo de conexión directa deberás tenerlo cerca del ordenador para poder aprovechar esta opción.

Elección de los discos duros del NAS

Los elección de los discos no es algo baladí. Aunque podemos colocarle unos discos recuperados de un ordenador viejo o comprar modelos de gama baja destinados a ordenadores de escritorio, no es lo más recomendable.

Hay una gran variedad de discos en el mercado pero ahora todas las marcas tienen modelos específicos para NAS. Los NAS generalmente están encendidos las 24h del día los 7 días de la semana. Los discos duros destinados a ser usados en NAS están especialmente diseñados para trabajar en estas condiciones tan duras.

 

eleccion-de-discos-para-el-mejor-nas

Los discos para NAS, aparte de su mayor durabilidad, generan menos ruido, menos calor y las revoluciones del disco (r.p.m) son variables para que su rendimiento sea óptimo. No son mucho más caros que los discos genéricos para uso en ordenadores y lo ganaremos en fiabilidad.

Los discos SSD también tienen su función en los NAS de mayor potencia, ya que podemos acelerar su rendimiento instalando un disco SSD como caché o instalando el sistema, las máquinas virtuales y las aplicaciones en este disco para aprovechar su gran velocidad de lectura-escritura. Para el resto del almacenamiento de los datos utilizaremos discos mecánicos de mayor capacidad y menor precio por MB.

Uso avanzado

Quiero hacer hincapié en aquellos que estáis pensando comprar un NAS para uso avanzado. Los NAS han evolucionado mucho en estos últimos tiempos y son capaces de hacer cosas que hace tan sólo 3 o 4 años nos parecían inimaginables.

Algunos modelos de NAS son capaces de ejecutar sistemas operativos completos como Windows o Linux y utilizarlos como si fueran un ordenador cuando los conectamos a un monitor. No debemos perder de vista que estos sistemas operativos corren en un sistema virtual y generalmente en un NAS con un procesador Celeron. Quitado que nos vayamos a equipos de alta gama con procesadores Xeon, i3, i5 e i7, los NAS de uso doméstico montan procesadores Intel Celeron de 2 o 4 núcleos.

En estos NAS de gama media podemos correr un Windows pero no debemos llevarnos a engaños, es para un uso básico. Podemos correr aplicaciones ofimáticas como Word o Excel, navegar por internet o instalar aplicaciones que no requieran de una potencia excesiva. No podemos ejecutar 2 o 3 sistemas operativos simultáneamente o utilizar aplicaciones muy pesadas como un AutoCad o juegos de última generación (sobre todo aplicaciones que requieran cierta potencia gráfica).

Para tener siempre un sistema operativo corriendo en el NAS al cual conectarse desde casa en local o desde fuera de la red en remoto va bien, pero hay que ser realista con sus limitaciones.

Para poder ejecutar muchos sistemas operativos a la vez y correr infinidad de servicios pesados simultáneamente hay NAS con procesadores más potentes, RAM más rápida y además admiten tarjetas gráficas dedicadas con función passthrugh. Estos NAS son de gama alta y están en otro segmento de precio, por lo que no voy a perder tiempo en hablar de ellos.

Como he mencionado antes, ahora se pueden ejecutar muchísimas aplicaciones y servicios en un NAS para las que antes necesitábamos un ordenador. El catálogo es muy amplio pero ten siempre en cuenta la potencia requerida y la cantidad de aplicaciones que quieras ejecutar simultáneamente.


QNAP vs Synology

Qnap vs Synology

Esta es la eterna pregunta que muchos de vosotros me realizáis habitualmente. Ya traté este tema en un podcast que puedes escuchar haciendo click aquí. Haciendo un resumen a muy grandes rasgos, podemos decir que QNAP tiene equipos con mejor hardware y aplicaciones más avanzadas, mientras que Synology tiene un manejo más sencillo e intuitivo y cuida más la estética de sus aplicaciones.

Evidentemente este análisis es muy tosco y necesitaría matizarse mucho más, pero como ya lo desgrané en el podcast, te invito a escucharlo.

Conclusiones

Si has llegado hasta aquí llevarás un montón de datos y de consejos a tener en cuenta en la cabeza para elegir el mejor NAS para ti. A modo de resumen debes tener muy claro el uso que vas a darle al NAS, si va a ser un uso básico o avanzado y la capacidad de almacenamiento que vas a necesitar en un futuro.

Mi consejo es que si puedes optes siempre por un NAS con el mayor número de bahías y potencia que puedas permitirte porque tarde o temprano vas a hacer corto de uno o de otro. Es preferible gastar un poco más en el NAS y menos en los discos. El precio de los discos baja con el tiempo y es más fácil ampliar la capacidad de almacenamiento del equipo comprando discos más grandes que comprar otro NAS de mayor potencia o con más bahías.

Si tu presupuesto te lo permite es siempre mejor comprar un NAS con procesador Intel que con ARM, ya que hay bastante diferencia de potencia y el sistema te va a ir más rápido y fluido. También hay aplicaciones que sólo están para arquitectura x86 mientras que no hay ninguna que sea exclusiva de la arquitectura ARM.

No he mencionado otras consideraciones más particulares como el número de puertos ethernet para realizar LinK Aggregation, consumos eléctricos, niveles de ruido, códecs de vídeo soportados, etc,… porque eso nos llevaría a otro nivel de detalle que todavía haría más compleja la decisión para elegir el mejor NAS.

Espero que este post te sirva de ayuda. Puedes dejarme un comentario con tus experiencias y reflexiones a la hora de comparte un NAS.